Cognitivismo Social

Durante las últimas semanas analizamos la teoría cognitiva social,  la cual me ayudó a comprender que la gran parte de lo que aprendemos dentro y fuera de las aulas se basa en la observación e imitación.

Todas y cada una de las actividades que hicimos para aprender los procesos de esta teoría: la lectura, el mapa conceptual, el glosario y el vídeo, me llevan a formar un concepto más crítico sobre el aprendizaje ya que antes pensaba que los sentimientos no influirán tanto en un proceso de aprendizajes, sin embargo ahora estoy completamente en desacuerdo.

El proceso que llevamos se me hizo muy interesante. La actividad que facilitó más mi aprendizaje fue el vídeo, ya que pude darme cuanta en carne y hueso, los procesos que desarrollamos durante actividades tan simples como bailar. También el analizar los trabajos de mis compañeras me sirvió para darme cuenta de varios elementos que no tomamos en cuenta mientras hacíamos  la práctica Cinthia y yo.

A lo largo del curso hemos visto dos de las teorías más importantes en la educación de nuestro país, sin embargo mis ideales se basan y concuerdan un poco más con esta teoría y no con el conductismo, ya que creo que educar a una persona es educar un ser humano cuidando todos los elementos que implica ser este, y no una máquina más, como se pretende en el conductismo. Para que una aprendizaje sea realmente conductista tiene que estar mediado por motivadores y castigos, lo cuál me parece innecesario para lograr un nuevo aprendizaje en una persona.

En conclusión puedo decir que esta teoría me gusta mucho más y creo que a todos nos ayuda más tener un modelo en el cuál basarnos para aprender y así mismo compartir los saberes con otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *