26 de Agosto 2015

La introducción a la Historia de la Educación es esencial para poder comprender muchos elementos acerca de la educación y como educólogas, estoy segura, nos ayudará en gran medida.

Primero que nada discutimos y argumentamos que la educación es y ha sido necesaria para el desarrollo del ser humano, ya que ésta nos ayuda a buscar ” ser más”  y desarrollarnos como personas junto con una comunidad. Para nosotras creemos que  la educación es una palanca del cambio en la sociedad.

También la educación nos ayuda  para transmitir y aprender valores conforme los patrones de nuestra cultura; tomando en cuenta que no todos tenemos la misma percepción de la educación. Es decir: la valoramos diferente y realizamos prácticas diferentes. Esto no nos indica que una es mejor que otra o viceversa, simplemente se tienen distintos puntos de vista. Es fundamental comprender el contexto y el por qué  se hacen las prácticas para opinar y entender las distintas concepciones.

Por otro lado, analizamos  y comprendimos la diferencia entre la Historia de la Educación y la Historia de la Pedagogía: dos disciplinas, que en la práctica, van de la mano y se complementan.” La división entre ideas y hechos no  es posible”, sin embargo es importante comprender que la Historia de la pedagogía se encarga del plano teórico, mientras que la Historia de la educación el plano práctico.

Para concluir el tema visto en clase, creemos que el estudio de la Historia de la Educación es realmente vital, ya que esta nos ayuda a entender la importancia y las diferentes necesidades de cada época. Es decir, contribuye a tener una visión integral de cómo la economía, la antropología, la política, la sociología y otras disciplinas, han creado y proporcionado grandes aportes a la Historia de la educación.  Por último, esta disciplina también nos ayudará a tener una perspectiva critica de la realidad para, de esta forma, proponer soluciones viables y diferentes que sugieran el cambio en la sociedad que queremos.

Cinthia Ballesteros

Samanta González

Carla Sarabia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *